Seleccionar página

Comulgar.,. ¿es una costumbre más de los cristianos?
Aparentemente algunas personas consideran que la Eucaristía, o Cena del Señor, es una ceremonia cristiana para recordar lo que Jesús celebró con sus discípulos la noche previa a su muerte.
En la Biblia se nos enseña que en la celebración de la Santa Cena, podemos estar en unión con Dios. Un anticipo de lo que será nuestra vida junto a él.
Por eso, los luteranos creemos:
• que la Santa Cena que celebró Jesucristo es un medio a través del cual Dios nos ofrece su gracia. En ella recibimos pan y vino, al mismo tiempo que el cuerpo y la sangre de Jesús, quien entregó su vida para que nosotros estemos nuevamente en paz con Dios, por el perdón de los pecados.
“Mientras comían, Jesús tomó en sus manos el pan y, habiendo dado gracias a Dios, lo partió y se lo dio a los discípulos, diciendo: Coman, esto es mi cuerpo. Luego tomó en sus manos una copa y, habiendo dado gracias a Dios, se la pasó a ellos diciendo: Beban todos ustedes de esta copa, porque esto es mi sangre, con la que se confirma el pacto, la cual es derramada en favor de muchos para perdón de sus pecados”. Mateo 26.26-28
• que por este medio, en el cual Dios nos ofrece su gracia, el Espíritu Santo puede fortalecer nuestra fe hasta la venida de Jesucristo, y ayudarnos en la proclamación de su mensaje.
“De manera que, hasta que venga el Señor, ustedes proclaman su muerte cada vez que comen de este pan y beben de esta copa”. 1 Corintios 11.26
• que la Santa Cena es sólo para quienes están arrepentidos de sus pecádos y creen en Jesucristo. De lo contrario, en lugar de brindar vida y salvación, es un medio de juicio y condenación.
“Así pues, cualquiera que come el pan
0 bebe de la copa del Señor de manera indigna, comete un pecado contra el cuerpo y la sangre del Señor. Por tanto, cada uno debe examinar su propia conciencia antes de comer del pan y beber de la copa. Porque si come y bebe sin fijarse en que se trata del cuerpo del Señor, para su propio castigo come y bebe’’.
1 Corintios 11.27-29
• que la Santa Cena es una forma de estar en comunión con Dios y con los demás miembros de la iglesia.
“Cuando bebemos de la copa bendita por la cual damos gracias a Dios, nos hacemos uno con Cristo en su sangre; cuando comemos del pan que partimos, nos hacemos uno con Cristo en su cuerpo. Aunque somos muchos, todos comemos de un mismo pan, y por esto somos un solo cuerpo”. 1 Corintios 10.16-17
• que a causa de esta comunión íntima con Dios y con los miembros de la iglesia, sólo se practica entre miembros que pertenecen a una misma denominación.
• que debiésemos aprovechar este medio todos los cristianos para acrecentar nuestra comunión con Dios y con los demás creyentes.
A veces parece que estar cerca de Dios requiere de extraños ritos y reuniones místicas que nos comuniquen con el más allá. Sin embargo, Dios no está lejos de sus hijos. Desde el momento mismo que se acercó a nosotros haciéndose hombre en Jesucristo, dejó demostrado que siempre estará a nuestro lado.
Es por ello que está con nosotros en la ceremonia de la Santa Cena. A través de este acto tan simple quiere darnos fuerza para vivir, asegurarnos el perdón de nuestros pecados y recordarnos que nos espera la vida eterna.
Y esto lo hace en medio de una congregación de hermanos. La soledad atenta contra la fe. Y por ello Dios dispuso que en la comunión de hermanos compartamos nuestra fe y experiencia
común con Dios.
Estar cerca de Dios es posible. Busca en la Santa Cena, la unión con Dios y con tus hermanos. La fe, el amor y la esperanza se afianzarán en tu vida.
Estas creencias de la Iglesia Luterana están basadas en lo que Dios mismo há revelado a toda la humanidad por medio de su Palabra: la Biblia.
Es nuestro deseo que puedas conocer más acerca de Dios por medio del estudio de la Biblia. Queremos brindarte la oportunidad para que tú mismo puedas encontrar respuestas a tus interrogantes.
Cualquier inquietud que este mensaje te haya despertado, no dudes en comunicarte con nosotros. Queremos que también tú disfrutes de la grata compañía de Dios.